viernes 19 de julio del 2024
ACTUALIDAD 27-02-2023 11:56

Mina Bonino explicó el porqué del gran susto que pasaron con el embarazo

La pareja de Fede Valverde habló acerca de la trisomía 3 que los médicos detectaron en el bebé.

Hace tan solo tres años llegaba al mundo el niño que les cambió la vida. El 20 de febrero de 2020 Fede Valverde y Mina Bonino se convertían en padres con el nacimiento de Benicio, su primer hijo.

Federico Valverde

Hace pocas semanas blanquearon que nuevamente estaban esperando un bebé, pero esta vez el embarazo venía complicado.

La noticia la dio Mina en sus redes, y confesó que tras un mes muy difícil podían confirmar que el bebé se encontraba en perfecto estado.

La noticia fue muy bienvenida, pero tanto la periodista argentina como el futbolista uruguayo no dieron explicaciones del motivo de tales dificultades.

No fue hasta el fin de semana que se conocieron los detalles. En vísperas de la celebración de cumpleaños de Benicio Mina abrió sus redes a preguntas de sus seguidores.

Como era de esperar muchos se interesaron por su estado de salud y sobre el motivo que llevó a la pareja a pensar que el embarazo no continuaría.

Mina Bonino dio la buena noticia y explicó que simplemente es un embarazo que se tiene que controlar más, pero que todo sigue adelante con un buen pronóstico.

 

Según explicó en una revisión los médicos descubrieron que el feto tenía una condición incompatible con la vida: “Para sorpresa mía y de todos los médicos el ADN fetal arrojó una trisomía incompatible con la vida. Casi no hay casos clínicos de la trisomía 3, por eso pensaron que se trataba de un error, ya que al ser tan incompatible suelen abortarse espontáneamente antes de la octava semana. Volví a repetirlo y volvió a salir lo mismo'', explicó la joven en su Instagram.

''Ahí empezó un poco la pesadilla porque el pronóstico era muy malo, pero sí o sí teníamos que confirmarlo con una amniocentesis en la semana 16 para tomar una decisión'', explicaba.

Tuvieron que esperar tres semanas hasta que recibieran los resultados, unos largos días en los que la argentina ha confesado que ya estaban haciendo el duelo: “Fueron tres semanas donde hicimos un duelo, donde día a día íbamos perdiendo más las esperanzas porque sabíamos que era totalmente inviable. Había una posibilidad de un mosaicismo, pero aun así, el pronóstico era malo. Había otra posibilidad que era lo que me mantenía con fuerza, que podía ser que la trisomía la tuviese la placenta y de esa única forma el feto podría ser cromosómicamente normal”.

Después de una amarga espera, descubrieron que todo estaba bien y el bebé no sufría complicaciones: “Todo estaba perfecto, la placenta había hecho como una especie de depuración para que el feto estuviese bien y se quedó con ese cromosoma de más”.

 

 

En esta Nota