lunes 20 de mayo del 2024
CARAS DECO 06-06-2023 11:17

La sostenibilidad como propósito

Jardín nativo, techo fotovoltaico y construcción en madera: Dovat Arquitectos encuentra un equilibrio entre el cuidado del planeta y el diseño.

Alejandra Pintos

La arquitecta Carolina Dovat y la interiorista Sofía Ruiz

  • La arquitecta Carolina Dovat y la interiorista Sofía Ruiz

La mayoría de las veces, las cosas no son lo que parecen. Eso sucede con la casa de Carolina Dovat. Salta a la vista que es una construcción
bella en su simplicidad, sin demasiados ornamentos pero con toques personales que la hacen inequívocamente de ella. Y tras un recorrido minucioso, la arquitecta va soltando detalles que explican qué hace de esta construcción algo tan especial.

En una búsqueda por una arquitectura más sostenible, Carolina Dovat decidió explorar nuevas técnicas, como la construcción en madera. Para eso, comenzó por su casa.

La arquitecta Carolina Dovat y la interiorista Sofía Ruiz en CARAS DECO


"La construcción de madera tiene un montón de ventajas, por ejemplo, el árbol se queda con el CO 2 encapsulado. Además, la madera ofrece una excelente calidad de aire”, dice Dovat.

Innovar para el planeta

Para empezar, está la génesis del proyecto. Surge de la inquietud de Carolina Dovat y de su estudio, Dovat Arquitectos, por hacer las cosas de forma diferente. Insertos en una de las industrias más contaminantes, como es la construcción, se plantearon cómo podían usar la tecnología para reducir el impacto ambiental de su trabajo. Y desde un principio concibieron este desafío como una cuestión colaborativa, en el marco de su vertical Evolution Hub.
“Hasta hace poco tiempo la sustentabilidad en la arquitectura era un agregado, y en 2020 me di cuenta de que nos lo tenemos que tomar muchísimo más a pecho, que de alguna manera debería atravesar horizontalmente todos nuestros procesos y todas nuestras maneras de decidir”, recuerda la directora ejecutiva del estudio. Para probar “en el campo” todo lo que había leído, decidió construir su propio hogar innovando en cada aspecto del proceso.
Así, desde afuera se puede ver que en el jardín predominan las especies nativas de los bañados de Carrasco, lo que resulta en una mayor biodiversidad porque no se alteran las cadenas tróficas. Pájaros, ranas y hasta ratones de campo se sienten como en casa. El paisajismo fue de los argentinos Estudio Bulla, ejecutado localmente por Musacco junto con Rosario Algorta. También, si uno afina el ojo, puede ver que el techo es diferente al de las casas
vecinas, es fotovoltaico. “No es común en vivienda y también es poco común que lo hayamos integrado tanto en el diseño. Estimamos que va a proveer un 85 % de la energía que se consume anualmente”, cuenta Dovat.

Desde el proyecto, la casa se planteó con paneles solares en el techo que son invisibles a simple vista.

Dovat Arquitectos encuentra un equilibrio entre el cuidado del planeta y el diseño.


Made in Uruguay
 

Lo realmente revolucionario está en la estructura de la construcción, que está hecha con madera de ingeniería CLT (Cross Laminated Timber, por sus siglas en inglés), una tecnología que cada vez gana más tracción como reemplazo del hormigón en la arquitectura a nivel mundial, pero que en Uruguay aún es algo incipiente. “¿Por qué me pareció tan interesante la construcción en madera? Porque el diseño del arquitecto o del ingeniero sigue siendo completamente libre, no está limitado más que al tamaño del camión que transporta la madera”, asegura la arquitecta.
“Si uno piensa en industrialización, piensa en una casa modular, de catálogo. ¿Pero qué pasa si es prefabricado y al mismo tiempo único? Está hecho en una fábrica, o sea, está industrializado, pero no necesariamente implica repetir en serie. Esta forma de construir te permite que tú fabriques en una planta con menos residuos, todo tecnologizado y con menos errores. Requiere también un cambio de mentalidad, porque los momentos para tomar decisiones son antes y no durante la obra”, explica a continuación. Como aclara Dovat: construir con CLT implica un trabajo previo minucioso, que desde el estudio ejecutan con la metodología BIM (Building Information Modeling). La distribución del espacio, las ventanas y hasta el último rincón, todo tiene que estar pensado de antemano, porque una vez que comienza la obra las cartas ya están jugadas. Por lo tanto, es necesario un diálogo extenso con el cliente.

El jardín fue diseñado con especies nativas de la zona para fomentar la biodiversidad.

CARAS DECO NUEVA EDICIO- ESTUDIO DOVAT


 

CARAS DECO NOTA CENTRAL-

Por qué madera

“La construcción de madera tiene un montón de ventajas: el árbol se queda con el CO 2 encapsulado, entonces, disminuye la huella de carbono. Además, a lo largo de su vida útil la casa hecha en madera ofrece una excelente calidad de aire", explica la arquitecta. La madera también tiene un impacto emocional o psicológico: la madera a la vista ayuda a reducir los niveles de cortisol, nos calma y mejora nuestra calidad de vida. Estas propiedades están siendo exploradas por la rama del diseño biofílico, que también destaca las bondades de las plantas en interiores y exteriores, y de ver el mar. Y el proceso de construcción es mucho más sencillo. Las piezas de madera vienen prefabricadas y es cuestión de ensamblarlas, como un gran Lego. “La obra se hizo
en 19 días con cinco personas trabajando en el sitio con una grúa y herramientas a batería. Esta forma de trabajo implica un menor desgaste físico para los operarios, que utilizan otras habilidades. Esto tiene sentido ya entrados en el siglo XXI. La posibilidad de la construcción industrializada tiene un triple impacto: económico, social y ambiental. Este cambio creemos que es importante impulsarlo desde dentro de la industria y también generar consciencia en los consumidores para que también lo acompañen”, añade. Por eso, su estudio está proyectando aplicar más madera a la arquitectura educativa, con el objetivo de ayudar a los estudiantes a estar en calma, y a la corporativa, para reducir el estrés en el ambiente laboral. “Creemos en una mirada holística del

CARAS DECO NOTA CENTRAL-

Sofía Ruiz explica que las lámparas son “objetos de diseño en sí mismas” y generan focos de interés.

CARAS DECO NUEVA EDICIO- ESTUDIO DOVAT

La funcionalidad es clave y, por eso, el muro que divide dos ambientes cuenta con una estufa de alto rendimiento.

No es una cabaña

Al pensar en una construcción de madera a uno se le viene a la mente una cabaña o un refugio en la costa oceánica para usar en verano. Eso, en parte, se lo da el hecho de que la madera se suele dejar expuesta, como parte del diseño, con sus nudos e imperfecciones. Por una temporada puede ser atractivo, pero como residencia permanente resulta abrumador. Esta casa no puede ser más diferente y está pensada para ser usada todo el año. “Preferimos buscar bajar esa cantidad de información y mostrar cómo se puede construir de forma de bajo impacto y que a nivel visual igual tuviera un montón de características que uno esperaría en una construcción más tradicional”, cuenta. De todas formas, la madera es un hilo conductor que sigue presente en forma de revestimiento o en los pisos, que son de bambú, un material asociado a la sostenibilidad por la velocidad con la que se regenera.

CARAS DECO NOTA CENTRAL-

La otra protagonista del hogar es una pequeña colección de arte nacional con piezas de José Gurvich, Walter Graiño, Fernando López Lage y Pablo Peralta. “Es diseño, es arquitectura y, al mismo tiempo, interiorismo, por eso hicimos equipo con Sofía Ruiz y trabajamos en conjunto. Nos gusta la mirada de ella porque va a una escala que no es la habitual para nosotros que no hacemos tanto vivienda”. Ruiz, por su parte, aporta que hubo “mucho diálogo” entre los dos equipos. “El gran eje central, que oficia de columna vertebral de los diferentes espacios, se presenta como un muro multifunción. Lo revestimos en toda su totalidad en madera de eucalipto nacional de Urufor, al que se le aplicó un tratamiento para reducir el tono rojizo tan característico de esta madera y asemejarse al tono del roble. Este muro permite exponer parte de la colección de arte, se transforma en espacios de almacenaje y biblioteca o contiene un espacio singular de home office”, agrega la interiorista. Al tener varias soluciones de almacenamiento integradas, aquello que se deja afuera se vuelve más intencional, como fotos familiares o recuerdos de viajes. Por otro lado, la iluminación fue un aspecto clave en el interiorismo. “Se buscaron piezas que fueran parte del diseño en sí mismas, generando efectos diferenciados y puntos de interés, como sucede sobre el piano, la mesa del comedor y el cuadro en el acceso que marca la bienvenida”, dice Ruiz. El resultado es una casa en esencia minimalista, pero con personalidad —Dovat señala a Ludwig Mies van der Rohe como una de sus principales inspiraciones—, en la que la madera en sus diferentes texturas y colores atraviesa los diferentes espacios para darles una coherencia que trasciende la funcionalidad. “La premisa fue desde el inicio hacer dialogar la gran cáscara de aires contemporáneos e impronta tan marcada con los objetos y reliquias familiares que su propietaria atesoraba de su casa anterior. Buscando siempre priorizar lo emocional, así como las necesidades de la dinámica de la vida familiar, fue fundamental concebir un interior que no solo reflejara las amplias posibilidades del uso de la madera y las ventajas arquitectónicas del sistema, sino que también demostrara que todas esas virtudes innovadoras pueden a su vez plasmarse en los interiores sin pasar desapercibido junto con los elementos más cotidianos de sus habitantes. Así fue como el gran piano, diversas obras de arte y decenas de libros de arquitectura, entre otras piezas, fueron encontrando su lugar en los distintos rincones del hogar”, concluye la interiorista.

CARAS DECO NUEVA EDICIO- ESTUDIO DOVAT

“La premisa fue, desde el inicio, hacer dialogar la gran cáscara de aires contemporáneos e impronta tan marcada con los objetos y reliquias familiares”, cuenta Sofía Ruiz.

CARAS DECO NOTA CENTRAL-

 

En esta Nota