lunes 22 de abril del 2024
EXCLUSIVO CARAS 03-05-2023 16:53

Leo Sbaraglia y Zoe Hochbaum presentan la película "Asfixiados" en Montevideo

El rodaje se realizó en Uruguay.

Victoria Rapetti

Previo al estreno de “Asfixiados” en Montevideo, Leo Sbaraglia y Zoe Hochbaum dieron la bienvenida a CARAS para conversar sobre esta película que cuenta la historia de un matrimonio en crisis que decide hacer un viaje en velero junto a una pareja de amigos. El elenco se completa con Julieta Díaz y Marco Antonio Caponi, y tiene la participación especial de Natalia Oreiro. La comedia dramática se rodó en Uruguay y es la opera prima de Luciano Podcaminsky. Leo es uno de los actores de habla hispana más importantes. Zoe cuenta con una importante trayectoria a pesar de sus jóvenes 23 años. Ambos tienen diferentes y sobrados motivos para decir que Uruguay “se siente como estar en casa”.

   —El trabajo del actor no empieza ni termina al grito de “acción”, o “corten”. Hay toda una labor antes y después de cada película, y la gira de prensa para muchos puede ser un poco tediosa. ¿Cómo lo viven ustedes?

   —Zoe: Todo mi trabajo es lindo, y más cuando te toca estar entre buenos compañeros. Podemos estar cansados pero la pasamos tan bien que realmente se disfruta. 

   —Leo: Me encanta y cada vez más. Es una oportunidad para hablar de la pasión que tenemos por nuestro trabajo.

   —¿Cómo se llevan con los uruguayos?

   —L: Tengo amistades, afectos. Aunque reconozco que tengo amigos en todo el mundo y que la gente no me cae bien o mal por ser de un lugar o de otro, me pasa que me siento particularmente cómodo en Uruguay. He pasado lindos momentos relacionados al trabajo y también en lo personal. Veraneamos en La Paloma. Tengo muchas historias en Uruguay.

   —Leo, usted es un muy buen “portador” de mate… ¿Es verdad que toma yerba uruguaya?

   —Sí, la estiro con yerba orgánica argentina. Además me regalaron un mate de boca grande hace un tiempo.

   —Zoe usted vive en Uruguay. ¿Cómo comienza su vínculo con nuestro país?

   —Sí, y mis padres también. Vivimos en Solanas, Maldonado. Toda la vida veraneamos en Uruguay y con la pandemia comenzamos a venir más seguido hasta que ellos se instalaron. Yo me fui quedando porque me salió mucho trabajo en Uruguay. Estuvimos haciendo “Asfixiados” en Punta del Este, y después rodamos “Cabo Polonio” en Rocha con Carmen Maura, Sofía Gala, con guión mío y de Gustavo Gersberg, y dirección de Nicolás Gil Lavedra. Me gustó mucho trabajar en Uruguay y decidí quedarme.

   —¿Cómo se cambia la vorágine de Buenos Aires por la tranquilidad de Solanas?

   —Z: Me aburro mucho pero me parece que está bueno, me viene muy bien tener tiempo libre para escribir —escribo en Infobae una columna de género y arte, además estoy trabajando en una novela— es un tiempo muerto que me gusta. Extraño Buenos Aires pero me encanta tener un poco de las dos cosas.

   —¿Cómo llega a convertirse en Cleo en Asfixiados?

   —Z: Cuando mi representante me cuenta del proyecto, leo el guión y me dice quiénes serían mis compañeros me pareció increíble. Rodearme de esos actores espectaculares, que hoy en día son mis amigos, me parecía un sueño. Cuando los conocí a todos los amé. Mi personaje está escrito y dirigido por un hombre de más de sesenta años, y cuando quise hacer mi aporte para construir a Cloe, y que no quedase estereotipada o cosificada, me dieron total liberad. 

   —¿Cómo fue estar con Leo y Julieta, actores de gran trayectoria?

   —Z: Laburar con ellos es como una masterclass. Siempre hicieron hincapié en que somos un equipo, sin embargo, yo no dejé de aprender de ellos ni un día. Es una peli muy vincular, por lo tanto fue muy importante la buena relación entre nosotros. Siempre me trataron como un par, no es fácil encontrar actores con tanta trayectoria que se sienten a tomar un mate y te escuchen de verdad. Estaré eternamente agradecida al equipo.

   —Leo ¿qué le sedujo del proyecto?

   —L: Mi personaje es indestructible, es fuerte. Es un tipo que ama y avanza. Me sedujo porque es un personaje interesante por su energía. Trabajar con Juli, Marco y Zoe me encantó. Con Luciano estuvimos varias veces por trabajar. Nos llevamos todos muy bien.

   —¿Estuvo “asfixiado” en algún vínculo alguna vez?

   —L: Creo que cuando realmente estás asfixiado no te das cuenta. En estos casos el encierro se te hace cotidiano, la toxicidad es parte de la cotidianeidad. 

    —¿Qué tanto de usted pone en cada personaje?

    —L: Todo y nada. Mi personalidad y la de Nacho no se parecen en nada. Uno como actor va detrás de los personajes, y a la vez, ellos te dejan algo. Por otra parte, en los personajes están presentes personas que uno conoce a lo largo de la vida: un primo, un vecino, etc. Yo sentí que con Nacho había hecho a un energúmeno, es un hombre que no escucha a su mujer, que le dificulta tener relación con su hija. Está bueno que la gente vea en qué se identifica con él.

   —¿Por qué nos invitarían a ver “Asfixiados”?

   —Z: Es una película multigeneracional, la podés ir a ver con cualquier persona. Todos van a encontrar un personaje con quién identificarse. Va a despertar preguntas y curiosidades porque las crisis de pareja son recurrentes, es una peli para pasar un buen rato.

   —L: La gente se va a encontrar con una película de actores en un marco maravilloso. Tiene mucho humor. Se reflejan algunas cuestiones esenciales en el orden del amor, el trabajo, la ambición y la libertad. Hay mucha verdad en los personajes y eso me hace sentir muy orgulloso. 

 

Fotos: Mayu Capote. Texto: Victoria Rapetti.

En esta Nota