martes 16 de abril del 2024
EXCLUSIVO CARAS 23-12-2021 10:20

Annasofia Facello: "Siempre intento hacer lo que disfruto"

Una charla íntima con la conductora del "Bake Off". Galería de fotosGalería de fotos

Texto: María Noel Álvarez.

Si hay algo que Annasofia Facello tiene claro es que para que los sueños se cumplan es clave poner foco en ellos y no perder tiempo con distracciones intrascendentes. Así fue que con trabajo y constancia la joven comunicadora logró convertirse en una de las figuras jóvenes de la TV uruguaya. Pero no conforme con eso, estudió actuación en su país además de en Nueva York, Madrid y Bali, y en el último tiempo que estuvo alejada de los medios, pudo disfrutar de ser parte de varias filmaciones extranjeras. Además le gusta cantar, bailar, componer canciones, y tal como dice ella “seguir construyendo una vida que me guste vivir”. Previo a la final del reality “Bake Off” en canal 4 donde se luce como conductora, y donde está acompañada por Steffi Rauhut, Sofi Muñoz y Jean Paul Bon doux en el jurado, Annasofia realizó una espectacular producción y charló con CARAS a corazón abierto.

—Tras un impasse vuelve a la TV como conductora. ¿Siente que era el tipo de proyecto que estaba esperando? ¿Qué fue lo que más la motivó del proyecto?

—La verdad es que no estaba en mis planes volver a la TV, surgió la oportunidad de conducir este programa y decidí hacerlo porque me entusiasmé con el proyecto. Es un formato de Love Productions, lo distribuye BBC y se ha realizado en más de 32 países, es un formato muy exitoso. De hecho, en canal 4, se emitieron dos temporadas de la versión argentina conducida por Paula Chaves. La verdad es que estoy muy contenta de volver a la TV para conducir “Bake Off” y también muy agradecida con el canal y con el público que me ha hecho llegar tanto cariño después de conocer la noticia. Es un hermoso programa en el que nos vamos a divertir y aprender y está dirigido a toda la familia. Dulzura no va a faltar, eso seguro.

—¿Cómo se lleva con la cocina? ¿Es de cocinar cosas dulces o prefiere solo comerlas?

—Antes solía cocinar más, aunque no tengo demasiada experiencia cocinando dulces, solo alguna que otra torta. Pero prefiero comer antes que cocinar.

—¿Cómo es la relación con el jurado?

—Se formó un equipo humano muy lindo, no solo por el jurado sino también por el equipo de producción. Hay muy buena onda entre nosotros, todos estamos poniendo lo mejor para que este programa sea un éxito. Es un placer poder trabajar con profesionales tan talentosos como lo son Steffi, Sofi y Jean Paul. Todos cuentan con mucha experiencia además de reconocimiento en el mundo gastronómico, y cada uno de ellos tiene un perfil bien distinto. Es muy divertido verlos probar las creaciones de los participantes, escuchar sus devoluciones y, sin dudas, aprender mucho.

Fotos: Rafael Lejtreger.Rafael Lejtreger

—Poco se supo del motivo de su salida de canal 10. ¿Sentía que no estaba en el lugar que quería estar?

—Siempre voy a estar muy agradecida a canal 10, fue mi familia durante diez años ininterrumpidos. Estuve trabajando delante de cámaras tanto tiempo que me considero una privilegiada. Me dieron todas las oportunidades posibles para crecer y desarrollar mi carrera profesional. Pero hacía años que venía con ganas de enfocarme más en mi carrera de actriz; me formé en Uruguay, Nueva York, Madrid y Bali. Hacer películas y ficción es mi sueño desde niña, así que decidí dar un paso al costado cuando me surgieron proyectos actorales porque quise priorizarlos.

"Empecé a meditar cuando empezó la pandemia y me ayudó mucho, sobre todo para manejar mi ansiedad. Se los recomiendo".

—O sea que mientras estuvo fuera de los medios estuvo muy vinculada al cine...

—La industria del cine en Uruguay está creciendo mucho y todos deberíamos sentirnos orgullosos. Hay mucha gente talentosa y capacitada en nuestro país y me alegra que esté tan movido. No solo porque tengo muchos deseos de seguir actuando, sino porque hay mucha gente que quiere hacer cine. Han venido muchas producciones de afuera a realizar series y películas, tuve la suerte de poder filmar varias cosas pero por contrato no puedo comentarlas, además de algunos cortometrajes. También estoy desarrollando un proyecto con Guillermo Madeiro, director de varias películas, entre ellas, “El campeón del mundo”, y la productora Montelona, en el cual actúo y coguiono.

—Aparte de la TV y la actuación, le gusta cantar. ¿Le gusta componer también?

—Desde chica compongo canciones, es algo que tengo en mi lista de pendientes. Algún día me gustaría editar un disco. Tengo varias canciones, de hecho formé parte del taller de canciones que dicta Gonzalo Deniz— Franny Glass — eso me motivó bastante a trabajar sobre canciones que tenía guardadas y a componer cosas nuevas. A veces soy demasiado exigente conmigo misma y termino pausando los procesos porque no me termina de convencer mi material. Imagino es la lucha constante del artista.

—En un posteo en Instagram decía que le gusta la gente que vive y deja vivir. En todo este tiempo, ¿qué disfrutó más de hacer y qué ya no tolera en la gente?

—Mientras pueda, siempre intento hacer solo lo que disfruto. El otro día hablaba con un amigo y de las cosas que más me gustan del paso de los años es que cada vez pierdo menos el tiempo en las cosas que no son trascendentes para mí. Estoy más atenta a lo que me suma y pongo energía en eso. Es un ejercicio constante el no distraerse demasiado. Lo que más disfruto hacer sigue siendo lo mismo que cuando era niña: cantar, actuar, bailar y escribir. Me gusta conectar con las personas, tener charlas honestas, filosofar, los viajes, la música, el arte, los museos, un buen vino, una buena película.

—¿Es cierto que medita antes de irse a dormir?

—Sí, empecé a meditar cuando empezó la pandemia y me ayudó mucho, sobre todo para manejar mi ansiedad. Se los recomiendo.

—¿Es fácil enamorarse en estos tiempos?

—Supongo que nada es fácil en estos tiempos, menos cuando estamos en constante revisión. Constantemente bombardeados por modelos idílicos de felicidad, inmersos en una cultura que te hace creer que necesitás de otra persona, de una media naranja para sentirte completo. O por el contrario, la demonización del amor romántico, la sobrevaloración de los encuentros efímeros y superficiales como símbolo de libertad y autosuficiencia. A veces me agotan las clasificaciones constantes. Somos mamíferos y seres gregarios, el amor es el inicio y el fin. El yin y el yang. Me gustan los cuestionamientos, celebro la llegada de nuevos paradigmas. Pero al final, cada uno mide y decide desde su propia óptica personal. Más allá de los slogans que promueven el amor propio como estrategia de mercado, me parece que aprender a aceptarnos y querernos a nosotros mismos es muy valioso. No solo porque la realidad la construye uno en su mente y el trabajo siempre empieza desde uno, sino porque ninguna persona te va a dar algo que no te das a vos mismo. Es demasiada carga para el otro ser responsable de tu felicidad. Hablo de todo esto porque como soy mujer, la pregunta que más me hacen es por qué estoy sola y si me gustaría estar en pa- reja. Y la realidad es que lo que me gustaría es seguir construyen- do una vida que me guste vivir. Les recomiendo el libro “El fin del amor” de Tamara Tanenbaum.

"Hay una demonización del amor romántico, la sobrevaloración de los encuentros efímeros y superficiales como símbolo de libertad y autosuficiencia. A veces me agotan las clasificaciones constantes".

—¿La pandemia hizo replantearse algunas cosas en su vida?

—El nivel de saturación mental y pánico que manejamos durante el 2020 estuvo difícil. La pandemia sobre todo me hizo valorar mis privilegios, hay mucha gente que se quedó sin trabajo y la pasó bastante mal y sigue padeciéndola a nivel laboral. Ni que hablar de los estragos emocionales y todo el caos de tener que adaptarnos a una nueva realidad. Y obviamente que a todos nos afectó en menor o mayor escala. Muchos de nosotros perdimos seres queridos o allegados. Lo que me resultó interesante de observar es cómo esta pandemia sacó lo mejor en algunas personas y lo peor en otras. El Covid está en todos los barrios, no elige. Nos conmueve a todos porque no sabés cuándo te puede tocar. Pero también pienso en que hace años que hay niños que no tienen para comer, en que no hay vacunas contra el cáncer, en la gente que no tiene agua potable, en definitiva, pienso que si pusiéramos tanto esfuerzo y empeño en otros problemas mortales podríamos hacer de este un mundo mejor.

Fotos: Rafael Lejtreger. Texto: María Noel Álvarez. Producción y Estilismo: Rosario San Juan. Maquillaje y peinado: Fernando Castillos. Ropa: Espacio Magma. Agradecimientos: Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI).

Galería de imágenes
En esta Nota