miércoles 07 de diciembre del 2022
EXCLUSIVO CARAS 23-11-2022 10:52

Daniel Castro: "Estoy tomando impulso para vivir más despacio"

El periodista realizó una entrevista exclusiva a CARAS desde Punta del Este junto a su esposa y sus hijos menores.

El 16 de setiembre fue una fecha clave en la vida de Daniel Castro (57). El periodista, que durante más de dos décadas fue la cara del noticiero de canal 4, se desvinculó de la empresa tras un acuerdo en común. Las circunstancias funcionaron como un impulso para tomar una decisión que venía pensando desde hace mucho tiempo: tomarse la vida con más calma. Desde entonces, comparte más tiempo con su familia, y hasta se anima a soñar con un futuro viviendo en Punta del Este. Daniel está casado con Jenny Orellana (41), una peruana que le robó el corazón y se convirtió en su compañera de vida desde hace diez años. Junto a sus hijos en común, Clara (9) y Martín (6), compartió con CARAS su valioso tiempo en el este y contó cómo una adversidad en lo laboral se convirtió en una oportunidad para mejorar su calidad de vida.

 

Hace algunas horas Castro confirmó que es la nueva incorporación de "Informativo Sarandí", en Sarandí 690.

   —Mucho se ha hablado de los motivos por los que se desvinculó de canal 4 pero poco se ha dicho sobre las repercusiones que esto tuvo en su vida a nivel personal, como padre de familia. ¿Cómo llega una noticia de estas características a su hogar?

   —Se dan las dos dimensiones, por un lado, lo profesional, y por otro, lo personal.  Con el canal llegamos a un acuerdo respecto a la imposibilidad de seguir debido a los cambios que se avecinan. Yo soy respetuoso de las decisiones empresariales. Esto que pasó sucede en muchas empresas a diario. En todo momento he destacado que el tiempo compartido fue muy bueno y que fue un acuerdo porque esta etapa no nos iba a encontrar juntos. Estoy en la plenitud de mi capacidad profesional, por lo tanto, asumo que es una pausa para tomar aire e impulsarme a otros proyectos. En el plano humano predomina la familia y ahí se generan las angustias propias de un momento de quiebre. Al ser un hecho novedoso, genera inquietud, incertidumbre y angustia. En esta turbulencia uno espera que todo salga bien, pero es lógico haya ansiedad.  

Daniel Castro y su familia en Punta del Este.

   —¿Cómo ha cambiado la dinámica familiar ahora que está más tiempo en su casa?

   —Se disfruta. Por un lado, estoy tratando de ordenar ideas, y por otro lado, me han pasado cosas gratificantes, que por más que parezcan mínimas, cobran un sentido extraordinario, como por ejemplo, llevar a Martín a su escuela de fútbol o a Clarita a su escuela de arte. Estas cuestiones que son rutinarias, me dieron mucha felicidad porque eran lugares donde estaba ausente. Por otra parte, perdí el sentido de la semana, a veces me cuesta saber qué día es. Estoy viviendo con algunos contrastes, sé que hay un desafío que nos espera como familia, pero a la vez, disfrutando de la pausa.

   —¿Sintió la necesidad de explicarle a sus hijos que ya no iba a estar todos los días en la TV?

   —Mis tres hijos grandes ya saben en detalle todo lo que pasó, y con los chiquitos sí hablé. Les dije que iba a estar en otros lugares de trabajo -sigo en El Observador y en Radio Carve-  pero de ahora en más iba a estar más tiempo con ellos. Martín se sorprendió, pero rápidamente se olvidó de lo conversado. Lo que sí tratamos es de no contagiarlos con los sentimientos negativos de los adultos. Todo va a funcionar bien, por lo tanto, no es necesario preocuparlos.

   —Hace hincapié en que atraviesa una etapa de “impulso”. ¿A qué se refiere?

   —Sí, es verdad. Impulso a planes que tal vez ahora sí tengan tiempo necesario de maduración. No estoy tomando distancia del periodismo que me gusta, amo esta profesión. Mi propósito es hacer un periodismo de cercanía, de servicio, atendiendo una agenda que sea de desarrollo. Para la agenda más caliente voy a estar, pero me permito hacerme tiempo para hacer otro tipo de periodismo. Puede parecer romántico pero creo que es posible, de hecho, hoy las grandes empresas apuntan a volcarles a las comunidades donde habitan los beneficios de sus actividades económicas para que la vida sea mejor.

 

El periodista confesó que en lo personal su felicidad es  ver bien y sanas a las personas  que ama. Y en lo laboral, dice sentirse en la plenitud de su carrera y con ganas de seguir reinventándose en el periodismo.

 

   —Hay quienes dicen que conforme transcurren los años y crecemos, el tiempo y la vida pasan más rápido. ¿Esta circunstancia, lejos de la vorágine de la “agenda caliente”, puede ser un impulso para “bajar la pelota al piso” y vivir más despacio?

Daniel Castro y su familia en Punta del Este.

   —Es interesante eso. Muchísimas personas tienen la aspiración de desarrollar una vida plena tanto a nivel profesional como laboral en Punta del Este. No sería muy original si dijera que me encantaría que mi vida se desarrollara más en esta ciudad. Es un futuro bueno para quienes tienen hijos. Mi sueño es que mis hijos vivan su vida en entornos más amigables, sobre todo los más pequeños, porque los grandes ya tienen sus propios proyectos. 

   —Entonces está evaluando la posibilidad de vivir en Punta del Este…

   —Sí, la estamos evaluando desde hace mucho tiempo. Pero por otra parte los años me han dado algunas lecciones y sé que no puedo emprender sin tener en cuenta lo que todos los integrantes de la familia queremos. Somos un matrimonio, tenemos hijos y las decisiones hay que consultarlas. Hay planes y sueños en juego. Tiene que ser una decisión consensuada con la familia. 

Daniel Castro y su familia en Punta del Este.

   —¿Teme perder vigencia por no estar en la pantalla todos los días?

   —Siempre fui algo despreocupado en ese sentido. Nunca sentí que era algo que me distinguiera sobre el resto. Con o sin pantalla siempre me manejé de la misma manera. Y eso tiene sus réditos porque al final la gente sabe que la persona que ve en la tele es la misma que se cruza en la calle. La pantalla tiene una gran capacidad de exposición, pero tal vez con la que tuve hasta ahora es suficiente. Si surge una nueva oportunidad, la tomaré con la misma responsabilidad y pasión que encaro cada uno de mis proyectos. No me quita el sueño, considero que estas pausas hacen bien. 

   —Cómo es la experiencia en “Este es el plan”, el programa que está haciendo en Punta del Este por Canal 11? ¿Qué satisfacciones le está dando?

   —El proyecto surgió cuando todavía estaba en canal 4, y al desvincularme, pude dedicarle más tiempo. En Punta del Este hay una centralidad creciente, ya está demostrado que no es una ciudad exclusivamente de veraneo. Es una zona en desarrollo y vamos a hablar de las cosas buenas que están pasando y de los desafíos que quedan por delante. Me he encontrado en Maldonado con gente muy talentosa. 

Daniel Castro con nuevos proyectos.

   —Eligió despedirse de canal 4 por Twitter y no al aire en Telenoche ¿Por qué? 

   —Mi uso de las redes es muy instintivo, no soy un profesional en el tema. Es una forma de comunicación directa y cercana con quienes te siguen, y por eso cuando se dio la despedida, donde reivindiqué mi agradecimiento, sentí el abrazo de la gente, y esa sensación fue una de las mejores cosas que me han pasado en estas circunstancias. Voy a darle más actividad a mi cuenta de Twitter.

   —Si la comparamos con la despedida que hizo al aire en Teledía en el año 2014, cuando se emocionó hasta las lágrimas, parecería que ahora fue un tanto frío. ¿Es así?

  —¿Será la madurez? (risas). Justamente quise evitar que las emociones me jueguen una mala pasada. En ese entonces, fue una despedida sentida y breve, porque volví casi dos años después, pero tenía la sensación que me retiraba del canal para siempre. Recuerdo esa etapa de Teledía como muy buena y feliz a nivel profesional.

  —¿Y en esta nueva etapa de su vida dónde encuentra la felicidad?

   —Mi felicidad pasa por la felicidad de quienes tengo cerca. Si contribuyo para que ellos tengan momentos de felicidad, ya estoy conforme. En definitiva, la felicidad es ver bien y sanos a la gente que amo.

 

Texto: Victoria Rapetti. Fotos: Diego Ituño. Agradecimientos: Makeup: Luisandra Sanz @sanzmakeupart; Enjoy Punta del Este Casino & Resort.

Daniel Castro y su familia en Punta del Este.