martes 28 de junio del 2022
EXCLUSIVO CARAS 12-05-2022 14:08

Déborah Rodríguez: "Todos podemos lograr lo que queremos"

La atleta confiesa que es luchadora, temperamental y que sabe lo que quiere por haberse abierto camino sola en la vida.

Victoria Rapetti

Ha sabido construir una carrera que va más allá de lo deportivo. Es además, un ejemplo de lucha y entrega, y le encanta motivar a otros a ir tras sus sueños y a nunca bajar los brazos. La atleta olímpica, Déborah Rodríguez, que se coronó el pasado mes de febrero como Campeona Sudamericana de pista cubierta, al ganar la me- dalla de oro en Cochabamba, Bolivia, posó para CARAS en Punta del Este. Orgullosa de lucir sus motas, la joven no para de buscar nuevos desafíos. No solo está estudiando Comunicación, sino que además lanzó una línea de ropa junto a la marca Lolita, y abrió un espacio multimarca donde vende ropa deportiva y accesorios. Si bien reconoce que ser atleta en Uru- guay es sacrificado, dice sentirse feliz de dedicarse a lo que le gusta, además de abrirse camino en otras actividades.

—¿Cómo fue construyendo su carrera? ¿Fue algo que planificó o simplemente se dio por su forma de ser?

—Yo me considero una luchadora. La vida muchas veces me la hizo difícil, pero siempre intenté ir para adelante. Hoy, agradezco esas situaciones difíciles, porque se aprende mucho y me han dado fuerza para seguir trabajando. No soy de mirar para atrás, prefiero disfrutar los momentos con intensidad. Siempre estoy asumiendo nuevos desafíos. Tengo 29 años, ya no hago todo por instinto, ahora estoy conectando con cada momento y disfrutando de principio a fin.

Deborah Rodriguez posó para CARAS

—¿Cuáles son los principales sacrificios que ha hecho como mujer para llevar adelante una carrera como atleta?

—El más importante para lograr mis objetivos a nivel deportivo y personal fue estar lejos de mi familia. Aun estando en Uruguay, no tengo tiempo de compartir con ellos. Siempre estoy en entrenamientos, reuniones, entrevistas. Mi familia me apoyó siempre, ellos entendieron que esta es mi carrera. Otro sacrificio también fue resignar momentos especiales con amigos, como nacimientos, casamientos, etc. Pero en- tiendo que esta es una carrera que se termina rápido, y tengo que capitalizar este momento para tener algo a futuro. Hago lo que me gusta y tanto mi familia como amigos lo entienden.

—Estudia además Ciencias de la Comunicación. ¿Por qué decidió comenzar la facultad?

—Primero porque creo que estudiar es importante para la vida. Se tiende a pensar en la educación como una apuesta a futuro, pero yo lo veo como una inversión para el presente. En la universidad estoy obteniendo herramientas para poder manejar mi carrera. También porque me encanta la comunicación. Soy una chica de barrio, que se ha esforzado mucho y me gusta dar un mensaje positivo; todos podemos lograr lo que queremos si luchamos por ello. Creo que comunicar esto es muy importante para motivar a muchos gurises.

—¿Le gustaría trabajar en medios de comunicación?

—Sí, claro, me encantaría. Me gusta hablar (risas). La tele es el medio que más me gusta.

—Si bien no ha hecho eco en sus redes sociales, en reitera- das oportunidades ha visitado escuelas y liceos para dar charlas motivacionales a niños y jóvenes. ¿Cómo han sido estas experiencias?

—Me gusta hacer uso de mi experiencia para contribuir a nivel social. Siempre que puedo, lo hago. Me gusta mucho contar mi experiencia y motivar, especialmente a niños, y si son de contexto crítico, aún más. Me importa que los gurises vean todo el esfuerzo que hay detrás de cada logro, de cada medalla, etc. Me interesa que sepan que todo lo que hacemos hoy es una inversión a futuro. Los niños llegan con una idea muy idealizada de lo que soy, por eso me importa que vean que para cumplir objetivos hay que esforzarse mucho. Ellos empatizan más con quien soy verdaderamente, no con la imagen de la persona que gana y sale en los medios. Cuando era chica, me tuve que hacer sola, y pensar que puedo ayudarlos me da mucha satisfacción. Las charlas han tenido buenos resultados y para este año tengo previsto vi- sitar varias escuelas.

Deborah Rodriguez posó para CARAS

—¿Cuánto ha tenido que postergar como mujer para ser una atleta de alto rendimiento?

—Mi vida nunca iba acorde a la de las demás chicas. Mis amigas iban a cumpleaños, a bailar o salir con chicos, y yo no. Desde muy joven tengo responsabilidades, vivo sola desde los 14 años. Mi prioridad siempre fue entrenar. Muchas veces sentí que mi vida como mujer estuvo relegada. Hoy por hoy me es muy difícil salir de esta realidad. Aprendí a sobrevivir, me formé muy de golpe, y me convertí en una mujer muy temperamental, que sabe lo que quiere. Sé hacia donde voy, y esto me lo dio el haberme abierto camino sola.

—¿Cómo ha afectado esta situación sus relaciones de pareja?

—Es muy difícil dar con alguien que comparta tanta seguridad. Esto aplica no solo a las relaciones de pareja, sino también a las amistades.

—Tiene un trabajo que no es “tradicional”. ¿Cómo se sustenta un atleta?

—Es muy difícil. Con mi equipo hemos hecho un gran trabajo, y más teniendo en cuenta que en Uruguay el atletismo es un deporte menor. Hay que trabajar mucho la imagen para sobrevivir, porque es la forma que tenemos los deportistas de con- seguir apoyo. Algunos deportistas obtienen buenos resultados a nivel deportivo pero no consiguen apoyo de sponsors simplemente por no tener visibilidad a nivel de imagen. Yo tengo una beca olímpica y el resto es apoyo de sponsors. Por eso cuando no estoy entrenando estoy golpeando puertas para poder conseguir apoyos.  Es un tanto estresante a veces. En otras partes del mundo los atletas se dedican solo a entrenar y descansar. Yo tengo mucha energía, no paro, pero tengo que pensar en mi presente y en mi futuro.

Deborah Rodriguez posó para CARAS

—Se ha ido diversificando y hoy logró fusionar su pasión por la moda con su carrera de deportista. ¿Cómo surge la posibilidad de crear su colección cápsula con Lolita?

—Pensaba qué más hacer luego que deje de correr, se me ocurrió tener mi línea de ropa, se lo comenté a los dueños de Lolita, y al mes me llamaron para concretarlo. En enero de este año lanzamos nuestra primera colección que se ha caracterizado por contar mi forma de ver la vida. Famosas o no, siempre admiré a esas mujeres que están constante- mente “activas”, listas para enfrentar sus desafíos y avanzar. En ellas se inspiran estas 22 piezas que conforman nuestra pri- mera versión de Lolita Activewear By Déborah Rodríguez. Es un gran desafío para mí y estamos teniendo un éxito tremendo. Me gusta vestirme dife- rente y eso es algo que se refleja en la colección. Por otra parte, abrí una tienda multimacarca en Punta del Este llamada TRAINING, donde vendemos accesorios e indumentaria deportiva. Es otro proyecto y estoy copada. Tengo un socio y estamos trabajando muchísimo.

—Ha realizado un gran cambio a nivel de su imagen. ¿Cómo lo vive su comunidad en redes?

—El haber logrado un estilo propio, lograr salir de lo que le gusta a los otros y priorizar sobre lo que me gusta a mí, fue muy liberador. Un día me rapé, me dejé crecer la mota y me sentí muy bien conmigo misma. Los comentarios fueron de los más diversos, y lidiar con ese tipo de situaciones me ayudó muchísimo. Me encanta poder invitar a todas las mujeres a vivir la vida con total
aceptación.

—Hace un par de meses, durante un partido de fútbol, fue víctima de discriminación racial, y compartió un video en sus redes que generó gran polémica.

—Conté mi experiencia, busco la parte buena y me quedo con el apoyo que recibí, tanto de la gente en general como de autoridades. Nunca imaginé que iba a tener esa repercusión el video, lo hice por impulso, porque estaba muy angustiada. Estoy cansada de acostumbrarme a cosas que no están bien. Puede gustarte o no mi trabajo, pero no puedo recibir ese tipo de agresiones. Hay que trabajar sobre el respeto y la empatía. Con esto se generó conciencia y eso es lo importante.

Fotos: Pablo Kreimbuhl. Texto: Victoria Rapetti. Agradecimientos: Ropa: Lolita; Nike. Lola Gattinoni.

Deborah Rodriguez posó para CARAS

En esta Nota