martes 16 de abril del 2024
EXCLUSIVO CARAS 18-04-2022 12:10

“Nuestra hija nacerá en Uruguay”, Chris Stefansson, la esposa del futbolista Gary Kagelmacher

Si bien es la esposa del ex ídolo de Peñarol, ha forjado una carrera propia. Además de ser influencer del mundo del fitness, tiene su propia marca de ropa, y dice que esperan felices su tercera hija.

Desde niña recorrió el mundo siguiendo a su padre piloto de avión, y ahora lo hace como esposa de un exitoso futbolista. Chris Stefansson está casada con Gary Kagelmacher, es madre de dos niñas, y en abril vendrá la tercera. Chris y Gary son uruguayos, se conocieron en Madrid, y juntos formaron una hermosa familia con la que siguen explorando el mundo. Tras pasar un tiempo en Uruguay, donde Gary se convirtió en ídolo de Peñarol, esta bella familia asumió un nuevo desafío: volver a emigrar. El futbolista firmó contrato con el Club León de México, y en enero pasado viajó sin su familia. La pareja decidió que su tercera hija nacerá en Uruguay, y por tal motivo, Chris, Ava (7) y Amélie (3) vivirán en Montevideo unos meses más. “Va a ser nuestra primera hija uruguaya nacida en Uruguay. Si bien las otras son uruguayas, Ava nació en Francia y Amélie en Bélgica. Tienen triple nacionalidad”, dice Chris, esta multifacética mujer que parece no conocer limitaciones. Su inquietud y necesidad de aprender la llevaron a formarse en marketing y moda, pero fue su pasión por la actividad física lo que la catapultó como influencer del mundo del fitness. Chris ha forjado una carrera propia, es influencer, empresaria de la moda, mamá, esposa, y se define como una “eterna estudiante”. En Punta del Este posó con su hermosa pancita, y en una amena charla sorprendió con su particular personalidad. 

“Mis hijas están chochas de tener una hermanita y ya eligieron nombres”.

—Su marido partió a México y usted quedó en Montevideo con sus dos hijas y esperando la tercera. ¿Por qué tomaron esta decisión? 

—La verdad es que la tercera vino de sorpresa, estábamos muy plantados con dos hijas y, de repente, tuvimos esta linda noticia y quedamos felices. Yo decidí quedarme en Uruguay porque me da mucha tranquilidad el cuerpo médico que atendió todo mi embarazo. Las niñas pueden seguir su rutina hasta junio, que es la fecha que tenía prevista para hacer la mudanza. Gary se fue el 10 de enero, y regresa en Semana Santa para el parto, y luego en junio en sus vacaciones. La idea es instalarnos en julio en León, para estar un tiempo antes del comienzo de las clases en agosto. 

“Mis hijas están chochas de tener una hermanita y ya eligieron nombres”.

—¿Cómo recibieron la noticia las hermanitas? 

—Están chochas, las dos querían una hermanita, ya cada una ya eligió un nombre, Alexia y María Jesús. 

En enero Gary viajó a México tras firmar contrato con el club León, y volverá en abril para el nacimiento de la beba. En julio se instalarán todos en el país azteca para vivir una nueva aventura. 

—¿Logra adaptarse rápido a una vida nómade? 

—Yo nací en Luxemburgo, después viví en Palma de Mallorca, Arabia Saudita, y cuando mis padres se separaron, vinimos a Montevideo porque mi madre es uruguaya. Mi padre es de Islandia. Con Gary nos conocimos en Madrid, después fuimos a Bélgica, Mónaco, Francia, Alemania, Israel, volvimos a Bélgica y Montevideo. Me llevo bien con la vida nómade, se repitió el estilo de vida que tenía de niña, me hace ver que el mundo es un pañuelo y ofrece un sinfín de posibilidades para nosotros. Me gusta tener vínculo estrecho con Uruguay porque es necesario tener un sentimiento de pertenencia en un lugar. Nos sentimos muy uruguayos cuando estamos acá. De momento estamos bien viajando, pero no creo que sea así toda la vida. 

—Se define “la eterna estudiante”... 

—Estudié Marketing, Turismo y Diseño de Modas. Siempre fui muy inquieta. Cuando vivimos en Bélgica me desesperaba estar en casa esperando que Gary llegara de entrenar, y decidí seguir estudiando. Fue así que empecé Bellas Artes, y me abrió muchísimo la cabeza. A partir de ahí, retomé los estudios de moda, y también hice fotografía. Tengo una marca con mi socia, Inés Abal, se llama “Pájaro Pintado”, es un emprendimiento que tiene foco en upcycling de hilados y cueros. Es un proyecto que lleva seis meses en el mercado y estamos muy orgullosas. El fitness es mi terapia, siempre lo ha sido. Es un momento donde conecto conmigo, un lugar donde hacer amigos por mi cuenta, paralelamente al grupo de las esposas de otros futbolistas. 

—¿El fitness es un hobby o también una actividad comercial? 

—Me interioricé con la movida del fitness, hice cursos de nutrición, obtuve una licencia, y cuando llegué a Uruguay comencé a trabajar como personal trainer. Entrené a mucha gente hasta hacer un gran grupo de amigas entre mis vecinas. 

“Mis hijas están chochas de tener una hermanita y ya eligieron nombres”. 

 

Gary tiene un estilo muy particular. ¿Cuán responsable es del estilo de su marido? 

—Gary tiene buen gusto, es muy clásico para elegir los colores, pero yo le canchereo los looks. Siempre lo estoy actualizando con nuevas tendencias, muchas veces le compro ropa, y así le lookeo el armario y hago una “limpieza” (risas). Él tiene su es- tilo, le gusta estar canchero pero cómodo. Tiene bajo perfil y eso se nota en sus elecciones 

Fotos: Gabriel González, Boom Estudio. Estilismo: Vale Bonet. Asistente: Lorena Bonaglia. 

En esta Nota