sábado 15 de junio del 2024
NUEVA EDICIóN 27-12-2022 21:09

Paula Silva: "Siento que actuar es mi propósito en esta vida"

La ganadora de Masterchef confirmó a CARAS que está separada desde hace un tiempo de su marido, Facu Santo Remedio, que se quieren mucho y que su relación fue hermosa. Y contó que si bien ahora está focalizada en su carrera laboral, no descarta volver a apostar al amor.

Fotos: Pablo Kreimbuhl. Texto: María Noel Álvarez. Estilismo, peinado y maquillaje: Jorge Cruz.

Con talento, pasión y mucha perseverancia, demostró que es capaz de llegar tan lejos como se lo proponga. Paula Silva, comenzó como modelo pero siempre tuvo claro que su misión en esta vida era dedicarse a la actuación. Estudió, se preparó, y cuando llegaron las oportunidades, dejó a la vista que tiene mucho para dar y para seguir creciendo en este rubro. Se lució en “En el pozo” y en “Virus 32”, y sueña en conquistar otros mercados internacionales. La joven desplegó toda su belleza en una producción para CARAS, habló de sus proyectos laborales, confirmó que está separada de su marido, Facundo Santo Remedio y que no descarta volver a apostar al amor.

Paula Silva en exclusiva para CARAS

  —¿Qué recuerdos tiene de niña? ¿Ya mostraba ciertas aptitudes para lo artístico?

  —De niña era súper tímida. Tengo un hermano que tiene tres años más que yo, Guille, era muy pegada a él y le copiaba todo lo que hacía. Ya más sobre mi adolescencia, empecé a sentir que me gustaba bailar y cantar, y copiaba los videoclips de las Spice Girls. Me pasaba horas en el fondo de casa. Pero como mi papá es veterinario, también me gustaban mucho los animales, él me llevaba muy seguido al campo, siempre tuve esa sensibilidad y, en un principio, me incliné para ese lado. Luego, cuando estaba en segundo de liceo, empecé a tener mis primeros trabajos como modelo apadrinada por Julio César Camacho y Marcelo Harin.

 

Si bien comenzó como modelo, Paula cuenta que siempre tuvo claro que quería ser actriz.  Se lució en “En el pozo” y en “Virus 32”, y ahora sueña con trabajar en España y Argentina.

 

  —¿El ser modelo le abrió ciertas puertas para luego dedicarse a la actuación o siente que tuvo que "demostrar" que estaba preparada para realizar ese rol?

  —El rubro del modelaje me abrió muchas puertas pero dentro de la misma profesión, no dentro del rubro actoral. Mientras trabajaba como modelo, fui ahorrando y, con la ayuda de mis papás, me anoté en teatro comedia. A partir de ahí, no paré de formarme y aprender. Hacía tres escuelas a la vez, teatro comedia de mañana, de tarde estudiaba teatro en la escuela de actuación integral, y de noche hacía la escuela de danza. Todo indicaba que iba a seguir creciendo en el modelaje, pero cuando empecé a formarme como actriz, de a poco, empecé a alejarme. El oficio de actriz me encontró cuando en el verano del 2014 recibo una llamada de Julio Giordano para hacer una lectura de su próxima comedia, a estrenarse en el Tinglado, y a partir de ahí, empecé a trabajar. Sinceramente siento que estaba muy encasillada por varios estereotipos y que tuve que afrontarlos y romperlos. Siempre busqué las oportunidades y sentí que fueron grandes desafíos. Pero dependía solo de mí y de mi trabajo y amor encontrar mi lugar y mi camino dentro de la profesión. Siempre tuve plena confianza y muchas ganas, si bien generalmente me encontraba con un camino cuesta arriba. Pero de a poquito, con el tiempo y con dedicación, pude desarrollarme en el rubro.

  —Desde el 2017 que participa en el reality argentino “Despedida de solteros” junto a su marido, su carrera se despegó hasta de una forma impensada para usted. ¿Cómo vivió ese cambio?

  —Sí, fue como un cimbronazo para los dos y para toda la gente que nos conocía. Fue una experiencia muy fuerte y única. 

 

NOTA COMPLETA EN VERSIÓN IMPRESA

Paula Silva:

Paula Silva en exclusiva para CARAS

Fotos: Pablo Kreimbuhl. Texto: María Noel Álvarez. Estilismo, peinado y maquillaje: Jorge Cruz.

En esta Nota