lunes 28 de noviembre del 2022
CARAS DECO 30-10-2022 17:35

Hassen Balut: entre la mirada escenográfica y la esencia del cliente

En este mano a mano, el reconocido diseñador de interiores cuenta acerca de su estilo, su modus operandi y sus prioridades a la hora de imaginar espacios.

 

"Busco meterme en el personaje del cliente y desde ahí llevarlo a un nuevo enfoque, el valor está en combinar ambas cosas"

Hassen Balut

¿Cuáles son tus antecedentes y cómo empezaste en el rubro?

Estudié Cine en la FUC (Universidad de Cine), en Buenos Aires. Mi primer proyecto fue el Hotel Serena en Punta del Este con mi padre, Alejandro Balut.

Hacés obras que se caracterizan por intervenir en el 100% de los ambientes, casi sin interrupción de piezas o mobiliario preexistente. ¿Es condición excluyente arrancar desde cero para trabajar con Hassen Balut, o admite cierto mix?

Depende de las piezas que nos encontremos, generalmente las personas tienden a no desprenderse del mobiliario que acarrean desde sus abuelos. Si las piezas dialogan con el nuevo escenario, entonces sí.

¿Cómo o en qué detalles se lee formalmente en tus trabajos la identidad de cada cliente?

Si bien tengo una identidad definida, es importante estudiar y entender la esencia de cada cliente. No es lo mismo diseñar un espacio para una pareja de treinta años con hijos, que para un soltero de cincuenta años. Esa identidad va a reflejarse en cada aspecto del proyecto.

¿Tus muebles los diseñás teniendo en cuenta un cliente abstracto y luego los insertás en diferentes ambientaciones, o a la inversa? ¿Surgen de trabajos específicos y luego toman vida propia adecuándose en otros contextos?

Los muebles están enfocados a cada proyecto. Nacen del proyecto.

¿El minimalismo es para determinadas personalidades? ¿Tienen algo en común los clientes que te eligen para trabajar con ellos?

El minimalismo tiene distintos enfoques. Para mí es el reflejo de lo simple y puede adaptarse a cualquier personalidad. Al estudio llegan todo tipo de clientes. 

Te manejás con perfil muy bajo en épocas de sobreabundancia de información. ¿Es estratégico o simplemente estás enfocado en tu rol?

Trato de conservarme lo más simple posible. 

¿Qué cosas no se negocian con un cliente y qué cosas sí?

El cliente, en definitiva, es el que va a vivir ahí, nunca he entrado en una negociación, parte del trabajo es guiar al cliente y mostrarle por qué llegamos a esa idea y cómo.

¿Cuánta gente compone tu equipo de trabajo y cómo los gestionás?

En el estudio somos ocho, divididos en grupos de Arquitectura, Diseño de Interior y Diseño de Muebles.

¿Cuándo el estilo Hassen Balut deja de serlo para ser el estilo del cliente o a la inversa?

Busco meterme en el personaje del cliente y desde ahí llevarlo a un nuevo enfoque, el valor está en combinar ambas cosas.

¿En qué te ayuda la mirada cinematográfica para componer espacios?

En todo, cada espacio es un encuadre, hay mucho de fotografía y de espacialidad. 

Además de lo evidente de la utilización de materiales nobles y la paleta de colores neutros, ¿cuál dirías es la esencia de tu estilo?

El equilibrio y no perder la esencia del cliente.

¿Qué tipo de proyectos estás abordando ahora?

En este momento estamos haciendo el Hotel San Rafael para Cipriani en Punta del Este y dos proyectos en la Patagonia, entre otras cosas.

¿Cómo ves Hassen Balut en diez años?

Continuando haciendo lo que hago.

 

Texto: Arq. Gabriela Pallares

Fotos: Estudio Hassen Balut

Hassen Balut

Hassen Balut

 

Hassen Balut

 

Hassen Balut

Hassen Balut

 

Hassen Balut

 

Hassen Balut