lunes 08 de agosto del 2022
CARAS DECO 22-07-2022 12:53

Las Taperas: Herencia y hospitalidad en las sierras

Un proyecto cargado de visión, sensibilidad y amor al territorio, imaginado por Pedro Sporleder, ex Capitán de la Selección argentina de Rugby. 

Arq. Gabriela Pallares

De su padre constructor, Pedro heredó conocimiento por el oficio. De su madre, de origen peruano, el ojo estético y el conocimiento del diseño y artesanía de calidad. De su época como jugador profesional de rugby, el trabajo en equipo. De su paso por la facultad de Administración de Empresas, la gestión de negocios en varios rubros. En su actividad en finanzas para un banco internacional aprendió de sus propios clientes, el manejo de portfolios de inversión. En sus viajes en motocicleta alrededor del mundo, reconoció el valor de la hospitalidad, el contacto con la naturaleza, los pequeños emprendimientos locales y el trato extrovertido y amigable que hacen que un desconocido se sienta en casa al minuto de su llegada. 

Pedro Sporleder capitaliza esa trayectoria todoterreno y contactos cultivados en cada una de esas áreas, que lo acompañan en proyectos ambiciosos, con énfasis en temas ambientales. 

A sus 50 años, el ex rugbier oriundo de Río Negro, Argentina, capitán de la selección por cuatro años, que supo disputar más de 104 partidos con los Pumas y cuatro mundiales, es hoy en día un empresario que ha hecho de Uruguay la base de operaciones de su empresa de desarrollos inmobiliarios XGROUP Building Ideas & Investments. 

El barro ahora no es el de las canchas ni el uniforme el celeste y blanco, pero, así como en sus días de forward de segunda línea su función era aportar estabilidad y empuje para conseguir el balón, ahora cumple igual concepto con otros objetivos.

Ya sea como promotor de proyectos con inversores, desafíos que van escalando y sumando clientes y socios, o en las aventuras con familia o amigos, que incluyen el entrenar a su hijo para recorrer juntos Latinoamérica en moto desde Colombia hasta Argentina y Uruguay en 60 días, Pedro demuestra riesgo controlado, tracción y versatilidad en distintas canchas.

La última aventura de negocios de Sporleder junto a sus socios Rodney Stuart Milne, Marcel Dufour y Miguel Stuart Milne, es ahora “Las Taperas Chacras”, un desarrollo de 70 lotes de 5 hectáreas, a 2 km de la Ruta 12, 38 km del mar y 50 km de Punta del Este.

En el 2008, luego de dejar su carrera deportiva, llega a Uruguay con el proyecto inmobiliario El Quijote, un club de chacras dentro de una reserva privada. Luego fue el turno de Pueblomio Chacras de Manantiales. 

Ambos fueron exitosos en sus resultados y ahora van por otro más ambicioso: Pueblomio Chacras del Golf. Inicialmente, con demanda predominante de público argentino; fue en la pandemia cuando los uruguayos se volcaron a la compra de terrenos para tener su espacio en un medio semi rural pero cerca de todo. La conectividad y flexibilización de formatos de trabajo sin dudas ha acelerado esa tendencia.

Hace un año y medio en plena pandemia, Pedro buscaba un lugar para descanso, un terreno pequeño, que tuviera monte nativo, diversidad geográfica, pero lo encontraba en dimensiones grandes que nadie quería fraccionar. A insistencia de un amigo, visitó este lugar -al que llegaron por supuesto en moto-, propiedad de un canadiense. 

Era un monte que recorrieron machete en mano y al llegar al punto de mayor altitud (hoy su refugio particular) supo que tenía que ser suyo mientras su mente comenzaba a esbozar el masterplan que lejos de restringirse a una casa personal de descanso ya insinuaba un proyecto de mayor aliento.

Se trataba de 270 hectáreas, con topografía variada, arroyos y 110 hectáreas de bosque nativo, más una tapera, todo lo cual pudo adquirir luego de demostrarle al propietario que no alterarían el ecosistema autóctono con una intervención agresiva.

Comenzaron así la etapa inicial para 25 chacras (puede crecer hasta 52): limpieza del terreno, el trazado de las calles, la instalación eléctrica (canalizada por un área de servicio para no alterar las vistas en los caminos principales) o el suministro de agua, proveniente de un acuífero formado en el quiebre entre dos cerros. Además, recuperaron la flora nativa y, con ella, el retorno de la diversidad de fauna.

Grandes superficies vidriadas son el punto focal obligatorio y enmarcan un paisaje deslumbrante que se aprecia desde el comedor, desde un fogón al aire libre para mirar el atardecer o desde la barbacoa y galerías, donde predominan los pisos de baldosas en damero, muebles encontrados en remates y arte (interior y exterior) de los artistas uruguayos Ricardo Pickenhayn y Nicole Vanderhoeght, de renombre internacional, pertenecientes a la Escuela de Joaquín Torres García.

Esa atención a detalles tuvo una socia en el área de diseño de interiores que acompañó el proceso desde el inicio: Martina Dugonjic, quien comenta que su actuación se dio casi en simultáneo con la planificación de arquitectura, bajo la premisa de que todo lo que se instalara tuviera un “Look and feel” de antigüedad acorde a la casa, pero con una mirada de sofisticación austera. Así surgieron piezas destacables como las barras en espacios de cocina, o las bañeras de las dos suites, resultado de un corte de un caño de desagüe sanitario de hormigón de gran diámetro, revestido con cerámicas esmaltadas. 

Mención aparte merece “la Madriguera”, la casa personal de Pedro y su familia, que se divisa desde la posada, suspendida en un cerro lindante a la que se accede subiendo una colina escarpada. 

Las visuales, incluso antes del ingreso, anticipan la excepcional elección del punto. En el interior, un gran espacio doble altura, contiene un living, comedor y cocina integrada, con una terraza deslumbrante que parece flotar en el vacío.

El espíritu de ser fiel al entorno en cuanto a terminaciones y materiales fue pautado en un Reglamento de Arquitectura y Paisajismo para los compradores de las chacras. El objetivo es lograr un desarrollo armónico del conjunto para conservar el espíritu del proyecto y como una herramienta que proteja a todos los copropietarios, asegurando un crecimiento sólido y el cuidado de la inversión. 

La coherencia del conjunto y la atención a detalles se complementa con textiles y objetos, así como insumos para la cocina adquiridos a productores locales. Buscan siempre novedades en distintas áreas de los alrededores de Pueblo Edén. 

Según Pedro, “si bien el pueblo tiene 100 habitantes, la zona de influencia es sede de muchos emprendimientos valiosos que merecen ser destacados y pronto ocuparán un espacio de tienda en la posada.” En cuanto a los recursos humanos, trabajan para consolidar un sitio como bolsa de trabajo de la zona. “No es posible que haya que ir hasta Maldonado para contratar a un mozo para nuestro restaurante, tiene que haber gente capacitada y necesitando el trabajo muchísimo más cerca”.

El espacio funcionará también como Club House para los copropietarios, a quienes se ofrece también como parte de “amenities” el mantenimiento e infraestructura de las áreas públicas, caballerizas, huerta orgánica, mantenimiento de parques y casas, seguridad, housekeeping, laundry, aprovisionamiento de leña, entre otros servicios que diluye entre copropietarios, lo que en una vivienda aislada tendría costos fijos mucho más elevados.

La posada, por ahora con dos suites, (será ampliada a seis en próxima etapa) admite reservas por teléfono e incluye desayuno y cena, prometiendo una estadía inolvidable.

 

 

Las suites tienen el punto justo de calidez y modernidad con camas King Size, mucha piedra y madera, vistas hacia el verde infinito y el baño con un patio interno con textura de piedra, verde y arte. Los exteriores invitan a sentarse con una manta junto al fogón a ver el atardecer con mesas para tomar algo o cenar bajo las estrellas. 

Las Taperas

 

El punto de partida siempre fue la tapera que no solo se conservó sino que se envolvió con una estructura de hierro y terminaciones manteniendo algo de la estética de su función previa.

Las Taperas Caras Deco

 

Las Taperas

Las Taperas

Las Taperas

Las Taperas

Caras Deco, LAS TAPERAS

 

En esta Nota