lunes 08 de agosto del 2022
CARAS DECO 26-07-2022 12:11

Tulum como punto de partida

Cómo el living de una casa en La Barra se transformó de un lugar de paso a convertirse en el corazón del hogar

None Fosatti

Para la diseñadora de interiores None Fossati, en cada proyecto es clave crear sectores, englobar espacios y crear “un nido” que invite a quedarse allí. Por eso esta residencia en la Barra representaba un desafío interesante ya que el living, protagonista absoluto, era amplio y con doble altura, pero sus paredes blancas y luces frías no lo hacían atractivo.

Sus clientes —una pareja con tres hijos y varios nietos— le mostraron una foto de un hotel en Tulum como referencia para su residencia de veraneo. “La escala de la casa es tan grande que se aplicaban mejor las referencias de hoteles”, explica Fossati a Caras Deco. A ese punto de partida se le sumaron otras imágenes del balneario mexicano, además de Bali y Grecia. Querían algo funcional, confortable y que inmediatamente los hiciera sentir “en modo vacaciones”.

La diseñadora se valió de varios recursos para lograr este efecto. En primer lugar, cambió el blanco de las paredes y el techo por el color arena y, junto a su pintor, trabajaron en generar una textura que remitiera a lo artesanal, a lo hecho a mano. También instaló varias luminarias de mimbre que le permitieron bajar visualmente la altura del techo, aportando ese toque playero que era la premisa de sus clientes. Por último, hizo muebles a medida acorde a la gran escala del living: los sillones de un cuerpo tienen el tamaño de uno doble estándar. “Si no, nos quedaba perdido. Una de las claves para que quedara acogedor fue hacer todo a medida”, asegura.

Sus clientes —una pareja con tres hijos y varios nietos— le mostraron una foto de un hotel en Tulum como referencia para su residencia de veraneo.

Además de estético el espacio debía ser funcional, por eso era necesario crear un lugar para almacenar objetos de uso diario como toallas y protectores solares de todos los huéspedes. Así, se hicieron varios muebles con estantes y cajones que permiten mostrar ciertos elementos y ocultar otros. También, como la familia es aficionada a la lectura, Fossati diseñó una biblioteca en la planta alta, que al tener el mismo tratamiento que las paredes y el techo parece integrada a los muros. “Quería que pareciera que la casa se proyectó desde el momento cero con esos muebles”, cuenta la diseñadora.

En este caso, una dificultad inicial, de escala terminó generando el elemento diferencial y protagónico de la casa y el ambiente favorito de las reuniones familiares.

None Fosatti en Caras Deco

None Fosatti

None Fosatti

None Fosatti

None Fosatti

 

En esta Nota