sábado 26 de noviembre del 2022
NUEVA EDICIóN 31-08-2022 13:14

Flor Infante: "Mi revolución es ser feliz"

Compartimos un adelanto de la entrevista de la nueva edición

Flor Infante

Ella es una gran inspiración para otras mujeres, desde el empoderamiento que promueve, pero también porque reivindica que el estar sola y sin pareja “no es triste”. Florencia Infante llenó el Auditorio Nacional del SODRE con su espectáculo Yo soy la tormenta en el mes de marzo, y tendrá repetición en el Teatro Movie el 9 y 10 de setiembre, con una arriesgada puesta en escena que incluye una lluvia real sobre el escenario (al mejor estilo de “Rain” de Finzi Pasca). Además, publicó el libro La fiesta de los nadie, ensaya con la murga La Gran Muñeca para el próximo carnaval y forma parte del equipo de Subrayado. Sin embargo, ella mide el éxito —-una palabra que le cuesta procesar “porque tiende a asociarse con la opulencia”—según el nivel de bienestar y felicidad que tengan sus hijos, Manuel de 7 años y Alfonsina de 5, y su mamá, que la apoya de forma activa en todas sus decisiones. “Habiendo transitado cosas no tan felices, entiendo que el éxito tiene que ver con estar sana, que mis hijos y mi madre estén bien. En mi cuenta bancaria no sobra el dinero, tengo lo que necesito para vivir y eso es un montón. Pero la verdad es que después del estreno de mi última obra, en la que muestro la vulnerabilidad del comediante, me considero una mujer exitosa y por eso el afuera ve eso en mí”, confiesa a CARAS. 

Infante habla rápido y salta de un concepto a otro, pero no dice nada a la ligera. Es buena amiga, buena madre, buena hija. No tiene pareja pero se siente completa. No está cerrada al amor pero tampoco lo busca. Y se abre camino en lo profesional como una avalancha sin olvidar todo lo que soñaba de niña cuando vivía en Sayago. El libro y Yo soy la tormentalos escribió al mismo tiempo, mientras su papá moría de leucemia en Madrid, se acababa de separar, montaba su nueva casa y le decían en Océano FM que ya no sería más empleada de la radio. En ese momento, se vio a sí misma como un payaso de circo que hace malabares. Siempre piensa sus shows sabiendo primero cómo terminan y cómo se llaman.

 

Tras llenar el Auditorio del Sodre, Flor Infante hará dos funciones más de su exitoso espectáculo “Yo soy la tormenta”, en el mes de setiembre, en el Teatro Movie.

   —¿Por qué se define a sí misma como una tormenta?

   —Todos somos la tormenta así como todos somos los nadie. La tormenta por definición es contradicción, y creo que los seres humanos pensamos que tenemos todo claro pero desde el más al menos poderoso, hacemos agua por distintos lugares. La tormenta es el fenómeno meteorológico que resulta de la lucha entre un frente frío y uno caliente, que implica agua, es la explosión de dos fuerzas y yo eso lo llevé al plano de la humanidad. A una lucha entre lo que soy y lo que quiero ser, lo que pretenden que sea y lo que yo realmente quiero darle al mundo.

“A mí no me falta nada, soy autosuficiente y feliz, porque entendí que estar sola no es triste”.

   —En el espectáculo hay citas a Piazzolla, ¿qué le atrajo de él?

   —Un día me puse a ver un documental y me enteré que tenía una gran pasión por pescar tiburones, era lo que más le gustaba en la vida, pero para pescar tenía que hacer tanta fuerza con las manos, que luego no podía tocar el bandoneón y ya se había hecho famoso por eso, por lo cual, tuvo que dejar lo que más le gustaba y sostener lo otro. Además, es fácil imaginar a un ser de una sensibilidad infinita cuando en realidad era un padre ausente. Y ahí está el punto, a veces me dicen: “quiero ser como vos”, y no tienen idea lo que es ser como yo, ni en qué tormenta ando. Me pasó de estar triste previo a una función en la que tengo que hacer reír a cientos de personas, cambiar el chip, hacer reír y volver a mi tristeza. 

   —¿Por qué se lleva bien con la soledad?

   —Yo le pego una “reivindicada” fuerte a la soledad elegida, porque creo en el amor y me encantaría encontrarlo pero no sé de qué forma, dado que no me siento incompleta, soy una mujer completa y la persona que venga a estar conmigo tendrá que acompañarme. Una pareja es un compañero no un complemento, a mí no me falta nada, soy autosuficiente y feliz.

NOTA COMPLETA EN VERSIÓN IMPRESA, DISPONIBLE EN TODOS LOS KIOSCOS DEL PAÍS

Flor Infante

 

En esta Nota