lunes 22 de abril del 2024
EXCLUSIVO CARAS 04-12-2023 10:32

"La gente me reconoce más ahora por el programa que por mis 25 años de carrera como basquetbolista"

Nota completa de la nueva edición de CARAS.

El 2023 será sin dudas un año que quedará marcado por siempre en la memoria y el corazón de Esteban Batista (40). Y es que después de 25 años de carrera como basquetbolista, donde jugó en 9 países, vistió la camiseta de la Selección y tuvo el orgullo de ser el único uruguayo en haber jugado en la NBA, llegó el momento de su retiro. Con una mezcla de emociones, el deportista se despidió de las canchas el 26 de febrero. “Fue un día muy emotivo donde se me removieron muchas cosas, estuve lagrimeando casi todo el día. Quise tratar de disfrutar esos últimos momentos como jugador y queriendo detener el tiempo porque sabía era la última vez que iba a vivir lo que hice durante prácticamente toda mi vida”, recordó Batista a CARAS. Sin embargo, varios desafíos le deparaban por delante. El primero y más importante, volver a ser papá, esta vez de un varón, Tiago. Y segundo, la sorpresa de ser convocado para ser parte del reality de canal 12 “Fuego Sagrado Edición Famosos”, en el que Esteban se luce cocinando y sueña con llegar a la final. El deportista recibió a CARAS en su casa, posó con su esposa Alison, su hija Joaquina, y presentó en sociedad al más pequeño de la familia. También habló de su presente, de la paternidad y se emocionó al hablar de su carrera y de su papá, quien falleció en el mes de octubre. 

   —Cuando mira para atrás, ¿qué es lo que más lo enorgullece de su carrera como basquetbolista?

   —Desde que salí del Antel Arena, donde jugué mi último partido, hasta llegar a mi casa no paré de llorar. Lo primero que recordé fue al pibe que comenzó jugando al básquetbol, todo lo que pasó en esos años, y el camino recorrido que ese día había llegado a su fin. Comparar al niño que empezó y al hombre en el que me convertí hoy es muy fuerte. Si tuviera que decirle algo a ese niño le diría: Gracias por todo el esfuerzo que hiciste, realmente valió la pena (se le llenan los ojos de lágrimas).

Esteban Batista y su familia en CARAS

   —Imagino que no tuvo mucho tiempo para extrañar su trabajo porque en abril nació su segundo hijo, Tiago…

   —Sí, exacto, ya me dediqué de lleno a mi hijo. Con Tiago y con Joaquina no tengo tiempo para aburrirme. La paternidad es hoy la tarea principal en mi vida, si bien sigo buscando en lo laboral algo que me motive y que me llene tanto como el básquetbol. 

   —¿Cómo llega la propuesta de “Fuego Sagrado”?

   —Cuando me llamaron para ver si me interesaba estar, enseguida acepté porque me parecía bueno que la gente me conociera desde otro lugar. Si bien había miedos, me gustó el desafío y me hizo descubrir una faceta que hasta yo desconocía. Tengo un amigo que me guió, me dio una mano para practicar, y así tener algunas ideas a la hora de tener que preparar los distintos platos que me propusieran. Si bien es una experiencia que disfruto, también me estreso mucho, porque es tal cual se ve en la televisión, los inconvenientes que surgen, el tiempo que tenés para preparar y emplatar, etc. Pero lo que más rescato es la oportunidad de mostrarme tal cual soy sin la rigurosidad del deporte profesional. 

   —¿Se sorprendió de estar entre los finalistas?

   —Mi gran miedo era irme en el primer o segundo programa. Luego fui agarrando confianza, y llegar a estar entre los 7 mejores ya es un papel más que digno. Pero ahora si bien los platos son cada vez más exigentes y los compañeros que quedan son muy buenos, estoy con mucho entusiasmo y tengo la ilusión de llegar a la final. Es un grupo hermoso, compartimos muchas horas de rodaje, fomentamos una amistad y eso es algo muy lindo que me deja este reality. Estoy aprendiendo y disfrutando un montón.

   —¿Su familia y amigos le piden ahora que les cocine?

   —Sin dudas. Mi esposa me dice que los domingos cocino yo, y cada vez que ve alguno de mis platos en el programa me dice cuándo lo voy a hacer en casa. Y mis amigos ya me quieren contratar para los asados del 24 y 25 de diciembre (risas). Con el programa aprendí que simplemente con algunos detalles ya podés preparar un plato diferente y sorprender a tu familia y amigos.

   —Con este panorama, ¿pensó en la gastronomía como una veta nueva para algún proyecto para el futuro?

   —No sé si me imagino con un emprendimiento gastronómico, pero sí me gustaría seguir perfeccionándome en la cocina. Descubrí esta nueva pasión y realmente me gusta poder agasajar a mi familia y amigos con algo rico. 

Esteban Batista y su familia en CARAS

   —¿Lo reconoce hoy más gente en la calle?

   —El otro día fuimos con Alison al shopping y me pararon varias mujeres para elogiarme cómo me habían quedado los canelones. Y me reía porque la gente me reconoce más ahora por el programa que por mis 25 años de carrera como basquetbolista (risas). Pero también me encanta llegar a otro público que quizás no le gusta el deporte y que puede conocerme como soy en realidad.

   —¿Cómo fue la llegada de Tiago?

   —Tiago es un gordito hermoso, buenísimo. Joaquina lo recibió de la mejor manera, lo ama infinitamente, lo cuida, lo protege, si bien a veces siente un poco de celos. Para mí es hermoso haber formado esta familia con Alison. Las rutinas ahora son largas jornadas, empiezan muy temprano, pero lo disfruto muchísimo, y lo hacemos con todo gusto y con todo el amor del mundo. A veces decimos que queremos que el tiempo se congele porque no queremos que sigan creciendo. 

   —¿Qué es lo que más disfruta como papá?

   —Nos encanta dormir todos juntos. Joaquina con 3 años interactúa mucho más. Te llena de abrazos, me pide que la lleve o la vaya a buscar al jardín y me dice que me va a extrañar. A veces me despierta con un beso, y esos pequeños detalles cotidianos son los que a mí me llenan el corazón y me sacan el mal humor y el cansancio. 

   —¿Qué valores desea transmitirle a sus hijos?

   —Por sobre todas las cosas que sean buena gente, que sean personas de bien. Y que forjen su camino y luchen por sus sueños como lo hice yo. No importa qué tan lejos lleguen, lo importante es que se esfuercen en lo que a ellos les guste. Que sean felices, que sean personas con valores, buenos compañeros. Que peleen por su futuro teniendo claro la cultura del esfuerzo, sobre todo en tiempos donde todos quieren todo ya. 

   —Alison ha sido y es un gran sostén para usted…

   —Ella es un gran pilar en la familia. Además de ser la mejor madre que mis hijos pueden tener, por las ganas y el amor que le pone a todo lo que hace, es una gran esposa y mujer. Yo la admiro muchísimo, es una persona que se supera día a día. Para mí es hermoso haber formado esta familia con ella, y estoy feliz de que me haya acompañado siempre en mi carrera y que me enseñe y me ayude ahora en mi rol de papá. Valoro muchísimo cómo lleva adelante la familia, porque más allá de lo que uno pueda colaborar, las madres tienen un don natural del cual los hombres tenemos mucho que aprender.

Esteban Batista y su familia en CARAS

   —¿Cuál diría es su estado actual?

   —Para mí la felicidad son momentos. La llegada de un hijo sin dudas es uno de esos momentos inolvidables. Lamentablemente mi papá falleció hace un mes, así que hoy disfruto y agradezco todo lo que tengo. La vida pasa para todos y uno tiene que tratar de disfrutar cada día y cada momento, y para mí hoy mi prioridad es disfrutar de mi familia. 

   —Contaba que su papá falleció un día 15, un número muy significativo para usted…

   —Mi padre siempre me acompañó y apoyó en mi carrera, yo soy creyente y creo que no es casualidad que se haya ido un 15, ya que ese número fue el que siempre llevé en mi camiseta. Siento que eligió irse ese día, no creo haya sido casualidad. 

   —Ahora que se retiró como profesional, ¿qué es lo que más valora?

   —El tiempo es lo que más valoro. Poder disfrutar en familia sin el estrés de una jornada laboral o de cumplir horarios. Muchos dicen que la nueva riqueza de la gente es el tiempo. Y yo no tengo dudas, desde que me retiré no ansío otra cosa que compartir mi tiempo con las personas que quiero.

 

Fotos: Pablo Kreimbuhl. Texto: María Noel Álvarez. 

Esteban Batista y su familia en CARAS

 

En esta Nota