martes 16 de abril del 2024
EXCLUSIVO CARAS 06-04-2023 14:45

Luis Cao, el uruguayo de "El Asistente": "vivir de lo que me gusta es una bendición"

Realizamos una entrevista exclusiva con el actor que se destaca en el filme de la plataforma Star+.

Cada vez que vuelve a su Montevideo natal, se hace tiempo para recorrer sus callecitas, compartir tiempo con su familia y dejarse envolver por los recuerdos de su infancia y juventud. Tras un drástico cambio en su vida, Luis Cao tomó la decisión de emigrar a España hace 23 años buscando nuevos desafíos, y hoy tiene la bendición de trabajar en Yllana, una de las compañías de teatro más importantes, que emplea el lenguaje gestual, un área que él domina muy bien ya que se formó como mimo y clown. Por si fuera poco, acaba de estrenar su segunda película y su primer protagónico con “El Asistente”, la cual lidera las preferencias de la gente en la plataforma Star+. El actor compartió una preciosa charla con CARAS y confesó que sueña con seguir filmando muchas películas más.

   —¿Hace cuánto tiempo no venía a Uruguay?

   —Hace 1 año y medio vine a rodar la película, estuvimos 1 mes y medio rodando sin parar “El Asistente”. Llevo 23 años en España y no he venido mucho. Pero desde que surgió la alegría de hacer cine en Uruguay, en los últimos 4 años vine 3 veces. Tuve no solo la suerte de hacer buen cine, sino de hacerlo en mi país, compartiendo cada rincón de él que para mí es un viaje en el tiempo. Además de estar con mi familia, recuperar raíces y amar cada vez más a Uruguay.

   —¿Cómo encuentra a Uruguay cada vez que vuelve?

   —Lo encuentro muy igual y muy diferente a la vez. Muy igual porque los rincones físicos de la ciudad no han cambiado mucho, y eso a mí me gusta. Y diferente porque la veo más viva, más brillante, más modernizada pero manteniendo siempre su esencia. Cada paso que doy por Montevideo es un viaje emocional y me recuerda muchas cosas que he vivido aquí.

   —¿Qué cosas le gusta hacer en Uruguay?

   —Casi siempre hago el mismo itinerario. Ahora estoy haciendo tiempo para ir a la feria de Tristán Narvaja. No hay domingo que me la pierda. Me parece maravillosa. Compro libros, veo la esencia de Montevideo, al montevideano puro. Me encanta. Después tengo un vínculo muy especial con la avenida 18 de Julio, porque de niño, cuando tenía 10 años, me escapaba de casa y caminaba desde Río Negro hasta el obelisco ida y vuelta. Entonces me gusta mucho caminar por ahí. Y luego la rambla de Montevideo es única en el mundo, no conozco ninguna igual.

   —Se fue con 32 años a España y cuenta que dejó todo en Uruguay…

   —Sí, tenía una vida en Uruguay, estaba casado, luego me separé, tenía un grupo de teatro, tenía una productora de espectáculos y eventos, trabajaba en TV, pero dejé todo porque necesitaba un cambio en mi vida. No tenía que ver con no querer estar en Uruguay, pero necesitaba algo diferente. Años atrás me había ido de mochilero a España y me enamoré, me sentí en casa. Cuando volví 6 meses para hacer un curso de cine supe que me iba a quedar un tiempo más. Y ese tiempo se transformó en 23 años. Fue una necesidad de buscar nuevos horizontes, nueva energía, de conquistar otro mundo y otros espacios también a nivel artístico. Fui con esa ilusión y una convicción tan grande que no me paraba nada. Cada paso que daba era para adelante y mi foco estaba puesto allí. 

   —Sin dudas su actitud, su seguridad y sus fuertes deseos de querer conquistar España y mostrar su talento, hicieron que pudiera materializar su sueño…

   —Totalmente. Trabajaba mucho en discotecas, fiestas, pub, bares y hacía personajes, mucha animación y eso sorprendía y llamaba la atención. Tenía una energía muy avasallante y daba todo lo mejor de mí en cada lugar que me tocaba trabajar. Creo que además de la actitud, la base de todo es no tener miedo, porque éste te detiene. Si no tenés miedo y todo lo que ves es hacia adelante y queriendo conseguirlo sin ansiedad, paso a paso, seguramente lo logres. No fue sencillo porque era día a día conquistar un lugar donde no te conocía nadie, pero lo recuerdo como un camino bonito porque estaba feliz haciéndolo. 

   —Hoy en día vive de su profesión y en teatro le va muy bien…

   —Sí, pertenezco a una compañía de teatro que se llama Yllana, que lleva 30 años haciendo comedia por el mundo, que tiene un volumen de funciones impresionante. Es una compañía muy prestigiosa. Vayas a donde vayas la gente quiere reírse, es infalible. Así que todos los fines de semana de mi vida estoy actuando en sitios diferentes, ya sea en toda España o en cualquier parte del mundo. Hemos hecho giras en China, Francia, Turquía, Alemania, Italia. Como hacemos teatro sin palabras podemos presentarnos en cualquier lugar porque igual se entiende y funciona. Me siento muy afortunado porque fue el teatro para el que me formé, ya que estudié mimo clásico de Marcel Marceau en Uruguay con Estela Mieres, hice un curso con Jacques Lecoq, y me formé para este trabajo físico. Hoy tengo la suerte de ser parte de esta compañía desde hace 15 años. Vivir de lo que me gusta es una bendición.

   —Ahora solo falta que pueda presentar esa obra en Uruguay…

   —Ni que hubieras adivinado. Durante mi estadía en Uruguay me reuní con autoridades del SODRE y del teatro Solís, traje material y he estrechado los vínculos para poder traer esta compañía a mi país. También podría ser en el teatro El Galpón, el cual adoro porque fue donde me formé. Traer esa comedia a Uruguay sería como cerrar un círculo muy bonito de devolución de todo lo que Uruguay me ha dado y de lo que soy. Sería mi sueño.

   —Hablemos de “El Asistente”. Es su segunda película y su primer protagónico. ¿Cómo vive esta oportunidad que llega recién a sus 54 años?

   —Tienen que pasar tantas cosas para que seas tú y no otra persona el que haga el personaje de una película, que si bien hay un poco de suerte, también es uno que debe estar ahí mostrando su mejor luz para que te escojan. Y en mi caso fue gracias a Alejandro Bazzano, el director uruguayo que vive en España que dirigió “Noche Americana”, la otra película en la que también trabajé, “La Casa de Papel” y varias series más. Estando rodando esa película, ya estaba pensado hacer el casting para “El Asistente”. Yo no pienso en la edad, ni en que me llegó recién a los 54 años, ni en el esfuerzo que pasé hasta llegar acá, pienso en todo lo que queda por hacer, en el ahora, y en disfrutar cada cosa que me va tocando. Estoy muy feliz con el resultado. Es una película divina, el personaje es maravilloso, en el elenco me toca trabajar otra vez con Florencia Raggi que es una mujer de luz, Rodrigo Noya es comedia pura, Luis Rubio, Barbie Pucheta, todos son increíbles. Y destacar también a La Productora Films y Bourke Films que me dijeron “tienes que ser tú”. 

   —¿Cómo recuerda ese mes y medio de rodaje en Uruguay?

   —No puedo dejar de mencionar la alegría, la chispa y la energía bonita de Rodrigo Noya que fue súper importante. El director Augusto Tejada hace que los rodajes sean muy creativos. Cuando terminamos de rodar la película, todos coincidimos en que la habíamos pasado muy bien. Cuando lo que hacés te gusta mucho y el grupo humano tiene claro lo que quiere hacer y lo hace con todo el amor del mundo, suceden estas cosas. El equipo técnico uruguayo fue maravilloso, era un equipo especial, transmitía mucho amor en todo lo que hacían y era imposible no contagiarse de esa energía. 

   —La vio por primera vez cuando se presentó en Buenos Aires. ¿Cómo fue la experiencia?

   —Fui dispuesto a disfrutarla, a que me guste, a quererla. Y me sorprendió muchísimo. La relación tan bonita que se generó entre mi personaje y el de Rodrigo traspasa la pantalla. Me quedé muy contento con el resultado. Y cuando la vi por segunda vez en Magnolio, en Montevideo, terminé de enamorarme. La reacción del público fue maravillosa. Ahora quiero llegar a casa y verla tranquilo con mis hijos en España, Narayan (20) y Ayelen (19). Soy muy feliz con ellos, son hermosas personas.

   —Sus hijos van a verlo al teatro, miran sus películas…

   —Están más acostumbrados a verme en el teatro. Cuando llevan a sus amigos y ellos disfrutan, me doy cuenta que se sienten orgullosos de mí. Y en el aplauso final que siempre les dedico un beso, veo en sus ojos esa cosa bonita de “qué lindo papá lo que hacés”. Y algo que me gustó mucho fue que cuando mi hija salió del cine de ver “Noche Americana” me dijo: “Papá creo que me gustaría hacer esto”, y me marcó mucho porque quizás despertó algo de la vocación en ella como artista y a mí eso me encanta. Creo que si encuentras una vocación en el mundo del arte, es un superpoder. 

   —La productora Bourke Films está haciendo mucho contenido para plataformas y a “El Asistente” le está yendo muy bien en Star+…

   —Sí, en la primera semana ha sido número 1 en Argentina y Uruguay, y es fuerte porque segunda estaba Titanic y tercera Top Gun. Y cuando supimos que estábamos en el lugar 6 o 7 a nivel mundial en Star+ fue maravilloso. Así que hay algo en la película que gusta mucho…

   —Lo bueno de estas plataformas es que uno pierde la noción de quién lo puede estar mirando y qué puertas pueden abrirse para un actor…

   —¡Sí, no quiero ni pensarlo porque me da un poco de vértigo eso! Pero es verdad que antes uno tenía que ir al cine y ahora desde tu casa podés descubrir, en este caso, esta película. Yo sé que Bourke y La Productora están en muchos proyectos más y tengo la ilusión que esta película lleve a otras, porque a mí me encanta seguir haciendo cine. 

 

Fotos: Mayu Capote. Texto: María Noel Álvarez. Agradecimiento: Fotos película Bourke Films y La Productora Films.

En esta Nota