lunes 22 de abril del 2024
SALUD 27-09-2023 10:29

Alergias en primavera: el aumento estacional de la incomodidad

Descubre por qué las alergias respiratorias se agudizan en la primavera y cómo identificar sus síntomas.

La primavera, con su esplendor de flores y árboles en flor, es una de las estaciones más esperadas del año. Sin embargo, para muchas personas, también significa el regreso de los síntomas alérgicos. La alergia estacional es una enfermedad crónica que puede manifestarse en cualquier momento del año, pero es durante la primavera cuando muchos pacientes, especialmente aquellos alérgicos a los pólenes, experimentan un aumento significativo en sus síntomas respiratorios.

¿Por qué sucede esto? La respuesta radica en la liberación de pólenes por parte de diversos árboles, malezas y pastos durante la primavera. Estos granos microscópicos se dispersan en el aire y son transportados por el viento o incluso por insectos, lo que hace que sea casi imposible evitar el contacto con ellos.

Cuando las personas alérgicas inhalan estos pólenes, desencadenan una respuesta inmunológica que provoca una serie de síntomas molestos. Estos síntomas pueden incluir congestión nasal, picazón en la nariz, estornudos frecuentes, secreción nasal transparente, agitación, silbido en el pecho, trastornos del sueño y un bajo rendimiento escolar en casos graves.

La alergia es esencialmente una reacción exagerada del sistema inmunológico a sustancias inofensivas, conocidas como alérgenos. Cuando una persona alérgica entra en contacto con estos alérgenos, como los pólenes en este caso, el sistema inmunológico interpreta erróneamente que son una amenaza y desencadena una respuesta alérgica. Esto incluye la liberación de histaminas y otras sustancias químicas en el cuerpo, que son las culpables de los síntomas alérgicos.

Las alergias respiratorias, como la rinitis alérgica, la conjuntivitis alérgica y el asma, son las consultas más comunes en alergología durante la primavera. Además, es común que estas condiciones coexistan en diversos grados en el mismo paciente, lo que agrava aún más la incomodidad durante esta temporada.

Para aquellos que sufren de alergias estacionales, es esencial tomar medidas para controlar los síntomas y mejorar su calidad de vida durante la primavera. Esto puede incluir la consulta con un especialista en alergias, que puede recomendar tratamientos como antihistamínicos, descongestionantes o inmunoterapia para reducir la reacción alérgica.

En resumen, aunque la primavera es una estación hermosa, también puede ser un momento desafiante para quienes padecen alergias estacionales. Comprender por qué se producen estos síntomas y cómo manejarlos adecuadamente es esencial para disfrutar plenamente de esta temporada sin molestias respiratorias.

CÓMO PREVENIR

Prevenir las alergias en primavera, especialmente aquellas causadas por el polen, puede ser un desafío, pero existen medidas que pueden ayudar a reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas alérgicas. Aquí hay algunas recomendaciones para prevenir las alergias primaverales:

  1. Diagnóstico y pruebas de alergia: Si se sospecha de alergia al polen u otros alérgenos estacionales, es importante someterse a pruebas de alergia para identificar a qué pólenes o alérgenos se es sensible. Los especialistas en alergias pueden proporcionar orientación específica sobre cómo evitar los desencadenantes alergénicos.

  2. Conocimiento de los patrones de polen: Consultar mapas polínicos y conocer los patrones de liberación de polen en la región geográfica donde se vive puede ayudar a planificar actividades al aire libre y tomar precauciones en los días en que se espera una alta concentración de polen.

  3. Evitar exposición en momentos críticos: Los niveles de polen suelen ser más altos durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la noche. Evitar realizar actividades al aire libre durante estos momentos puede reducir la exposición.

  4. Ventilación controlada: Ventilar la casa durante aproximadamente 30 minutos en la mañana y luego mantener las ventanas cerradas durante el día puede ayudar a reducir la entrada de polen en el hogar.

  5. Filtros de aire y aires acondicionados: Utilizar filtros de aire de alta eficiencia en sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado puede ayudar a atrapar partículas de polen. También es recomendable utilizar filtros antipólen en los automóviles y mantener las ventanas cerradas mientras se conduce.

  6. Respiración nasal: Procurar respirar por la nariz en lugar de la boca, ya que la nariz puede filtrar, calentar y humidificar el aire, reduciendo la entrada de polen.

  7. Protección ocular: Usar gafas de sol puede ayudar a evitar el contacto directo del polen con los ojos y reducir la irritación.

  8. Evitar áreas de alta concentración de polen: En días ventosos, es recomendable evitar áreas con alta exposición al polen, como parques o campos.

  9. Higiene personal: Ducharse y lavar el cabello después de pasar tiempo al aire libre puede eliminar el polen que se ha acumulado en la piel y el cabello.

  10. Limpieza del hogar: Lavar bien las verduras y frutas, pelarlas para eliminar los pólenes adheridos y secar la ropa en el interior de la casa pueden ser medidas adicionales para reducir la exposición al polen en el hogar.

En casos graves de alergias primaverales, es esencial consultar a un especialista en alergias para recibir el diagnóstico adecuado y el tratamiento más efectivo. Los medicamentos como los corticoides intranasales y los antihistamínicos no sedantes pueden aliviar los síntomas. Además, en algunos casos, se puede recomendar la inmunoterapia, que es el único tratamiento que puede modificar la sensibilidad a los alérgenos y proporcionar un alivio más prolongado. Siempre es importante seguir las recomendaciones de un profesional de la salud y no automedicarse.

 

En esta Nota